Fotografiado por:
A. Luque

Reviewed by:
Rating:
5
On 5 mayo, 2014
Last modified:21 enero, 2016

Summary:

Desde Puente Genil, me vinieron a buscar esta guapetona pareja, y de Málaga a Cómpeta. Ni las interminables curvas de la Axarquía consiguieron apagar nuestras animadas conversaciones, donde me contaron que nos dirigíamos al lugar donde David iba a ver a Teresa, Cómpeta. Él venía desde Badajoz, y las horas de carretera se le hacían nada porque ella le esperaba en la meta. Ahora, unos años después, conducíamos hacia el mismo pueblo que arropó su noviazgo.

Desde Puente Genil, me vinieron a buscar esta guapetona pareja, y de Málaga a Cómpeta. Ni las interminables curvas de la Axarquía consiguieron apagar nuestras animadas conversaciones, donde me contaron que nos dirigíamos al lugar donde David iba a ver a Teresa, Cómpeta. Él venía desde Badajoz, y las horas de carretera se le hacían nada porque ella le esperaba en la meta. Ahora, unos años después, conducíamos hacia el mismo pueblo que arropó su noviazgo.

Fotografo boda sevilla - novios en pared de cal

boda plaza de la iglesia de competa

espalda contra espalda en la plaza de competa

fotografo de bodas en competa

fotografo boda sevilla, patio andaluz

destination wedding photographer

fotografo boda granada patio empedrado con fuente de los vientos en competa

fotografo boda sevilla, puerta verde con macetas

fotografo boda granada la mirada azul de la novia, fotografia de boda en frigiliana

fotografo de bodas en sevilla, los tuneles del agua

fuente de piedra competa, fotografo boda granada

casa del vino de competa

fotografo boda nerja, escaleras blancas

fotografo boda sevilla, vistas de competa

fotografo bodas competa, paronamica

el novio en el parque gaudi de competa, fotografo boda granada

fotografo bodas sevilla, novios abrazados

Desde Puente Genil, me vinieron a buscar esta guapetona pareja, y de Málaga a Cómpeta. Ni las interminables curvas de la Axarquía consiguieron apagar nuestras animadas conversaciones, donde me contaron que nos dirigíamos al lugar donde David iba a ver a Teresa, Cómpeta. Él venía desde Badajoz, y las horas de carretera se le hacían nada porque ella le esperaba en la meta. Ahora, unos años después, conducíamos hacia el mismo pueblo que arropó su noviazgo.