Reviewed by:
Rating:
5
On 17 abril, 2017
Last modified:18 abril, 2017

Summary:

fotografia de autor ensayo malagareportaje de autor españafotografia de autor ensayo malagareportaje de autor españafotografia de autor ensayo malagareportaje de autor españafotografia de autor ensayo malagareportaje de autor españareportaje de autor españaensayo de fotografía de autor malagareportaje de autor españaensayo de fotografía de autor malagafotografia de autor ensayo malagareportaje de autor españafotografia de autor ensayo malagareportaje de autor españaensayo de fotografía de autor malagareportaje de autor españaensayo de fotografía de autor malagareportaje de autor españafotografia de autor ensayo malagareportaje de autor españafotografia de autor ensayo malagareportaje de autor españafotografia de autor ensayo malagaensayo de fotografía de autor malagaensayo de fotografía de autor malagareportaje de autor españaensayo de fotografía de autor malagareportaje de autor españafotografia de autor ensayo malaga

Nadie me avisó de que aquel sitio dejaría de existir aun cuando lo tenía ante mis ojos. Tan extraño y tan familiar, pero aquel no era el sitio, no puede ser. Recuerdo que en aquel sitio desobedecíamos a los que intentaban reprimirnos porque ya habían olvidado que en su día fueron como nosotros. Garabateábamos rayuelas, no había acera por la que no nos deslizáramos sobre ruedas, ni patios en los que no empeñáramos la pelota. El desafío del día consistía en escalar una pared de piedra o subirse al techo del depósito del agua. Las ramas de los árboles eran los mejores lugares para esconderse y volvíamos del colegio con la incertidumbre de si la cabaña de cartón seguiría en pie o nos la habrían descubierto nuestros enemigos y, consumidos por la envidia, nos la habrían destruido… aquel no podía ser el mismo lugar por más que fuera el mismo.